El Real Decreto-ley 8/2020, en su artículo 17, daba luz a la prestación extraordinaria por cese de actividad de trabajadores autónomos afectados por el COVID19. Aquellos que vieran suspendida su actividad en virtud del Real Decreto-ley 463/2020 de 14 de marzo y los autónomos que vieran reducida su facturación en, al menos, un 75% en el mes anterior a la solicitud en relación a la efectuada en el semestre anterior, podrían a partir de ese momento gestionar dicha prestación ante la entidad gestora.

Además se exigía la concurrencia de los siguientes requisitos:

Estar afiliados y situación de alta, en la fecha de la declaración del estado de alarma, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos o, en su caso, en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar.

Hallarse al corriente en el pago de las cuotas a la Seguridad Social. No obstante, si en la fecha de la suspensión de la actividad o de la reducción de la facturación no se cumpliera este requisito, el órgano gestor invitará al pago al trabajador autónomo para que en el plazo improrrogable de treinta días naturales ingrese las cuotas debidas.

Comentamos todas estas cuestiones resolviendo las dudas más frecuentes en un artículo publicado en nuestro Blog el día 23 de marzo, el cual podrá consultar nuevamente si lo desea.

Hoy, 8 de abril de 2020, se publica en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto-ley 13/2020, de 7 de abril, e introduce algunas modificaciones significativas en los requisitos de la prestación extraordinaria para autónomos aprobada por el Gobierno.

Hasta la fecha, los autónomos que percibieran alguna prestación de la seguridad social tenían vedado el acceso a la prestación, sin embargo la situación ha cambiado, pues la modificación del artículo 17 del Real Decreto-ley que declarada el estado de alarma a través de la disposición final segunda del Real Decreto-ley 13/2020, desbloquea este requisito. 

 

Podrá solicitarse la prestación extraordinaria por cese de actividad y será compatible con otras prestaciones de seguridad social que el beneficiario viniera percibiendo y fuera compatible con el desempeño de la actividad que desarrollaba.

Cambios en la fecha de solicitud

Tal disposición prevé también que “el reconocimiento de la prestación regulada en este artículo podrá solicitarse hasta el último día del mes siguiente al que se produjo la finalización del estado de alarma”.

Recordamos que la fecha inicialmente prevista para presentar la solicitud finalizaba el 14 de abril de 2020, por lo que dicho plazo se ha visto ampliado. El estado de alarma aún no ha finalizado y resulta realmente complejo fijar, al menos a fecha de hoy, un día concreto a la referencia anterior: “hasta el último día del mes siguiente al que se produjo la finalización del estado de alarma”. 

Pero cuidado, porque el apartado 9 de la disposición final segunda insta a las mutuas a dictar una resolución provisional tras la solicitud (estimatoria o desestimatoria) y se establece que con posterioridad, finalizado el estado de alarma, serán revisadas todas las solicitudes pudiendo reclamarse lo indebidamente percibido en caso de no proceder el reconocimiento.

Se amplía la duración de la prestación

En la misma disposición, apartado primero, se prevé que la prestación tendrá una duración hasta el último día del mes en que finalice el estado de alarma declarado por Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma”. Por lo que el periodo de disfrute podrá ser superior al mes establecido inicialmente.