El Real Decreto-ley 8/2020 y el 11/2020 prevé como medida extraordinaria para paliar los efectos del COVID19 la moratoria de hipoteca. Vea qué requisitos se exigen para su solicitud y cómo debe proceder en el supuesto de querer acogerse a dicha medida.

Esta moratoria permite solicitar al banco la suspensión del pago de la cuota hipotecaria de la vivienda habitual (tanto de principal como de intereses) y mientras dure la moratoria no se devengan nuevos intereses. El banco, planteada la moratoria por el prestatario/a, deberá suspender el pago en el plazo máximo de 15 días desde la solicitud, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

a) Desempleo o bajada de ventas: que haya pasado a estar en situación de desempleo o si es un empresario o profesional, deberá acreditar una pérdida de ingresos o ventas de más del 40%.

b) Límite de ingresos: que los ingresos familiares del mes anterior a la solicitud no superen el límite de tres veces el IPREM mensual, es decir, que no superen los 1.613,53 euros.

Este límite se incrementa en algunos supuestos, por ejemplo si algún miembro de la unidad familiar tiene discapacidad, está en situación de dependencia o sufre una enfermedad grave. También se aumenta por cada hijo a cargo y por cada persona mayor de 65 años miembro de la unidad familiar.

c) Cambio de circunstancias: Asimismo, es necesario que la cuota de la hipoteca más los gastos y suministros básicos de la vivienda (luz, agua, gas, teléfono, cuota de comunidad) sea igual o superior al 35% de los ingresos netos de la unidad familiar y que la carga hipotecaria en relación a los ingresos de la unidad familiar se haya multiplicado por al menos 1,3.

Solicitud

La moratoria debe solicitarse entre el 19 de marzo y el 3 de mayo de 2020, y el banco debe llevar a cabo la suspensión en el plazo máximo de 15 días (en la página web de algunas entidades ya se ha publicado un modelo de solicitud). Junto con la solicitud debe adjuntarse copia de la escritura de compra de la vivienda y de la escritura de la hipoteca, así como los documentos que acrediten los requisitos: certificado en el que conste la cuantía de la prestación por desempleo, libro de familia, certificado de empadronamiento, declaración responsable del propio deudor conforme cumple los requisitos exigidos, etc.

Duración

La moratoria permite aplazar tres meses la cuota de la hipoteca, aunque puede ser prorrogable. Durante este tiempo, no se le cobrará la cuota.