La moratoria en el pago de deudas a la Seguridad Social, aprobada en el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, parecía, en principio, una medida aplicable con carácter general a cualquier empresa o  autónomo que quisiera beneficiarse de la misma. Sin embargo, esta bocanada de aire fresco que causó tranquilidad en el contexto empresarial se difumina hoy con la publicación en el BOE de la Orden ISM/371/2020, de 24 de abril.

El artículo 34 del Real Decreto-ley establecía que “se habilita a la Tesorería General de la Seguridad Social a otorgar moratorias de seis meses, sin interés, a las empresas y los trabajadores por cuenta propia incluidos en cualquier régimen de la Seguridad Social, que lo soliciten y cumplan los requisitos y condiciones que se establecerán mediante Orden del Ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, previo acuerdo de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos”, por lo que dicha medida quedaba condicionada a la publicación de una Orden Ministerial que estableciera los requisitos y condiciones de acceso a la moratoria de pago para empresas y autónomos.

De la lectura del artículo único de la Orden publicada en el BOE, se desprende lo siguiente:

1º Podrán beneficiarse de la moratoria las empresa y autónomos que hayan visto suspendida su actividad. 

Aquellas empresas o autónomos que no hayan visto suspendida su actividad con ocasión del estado de alarma declarado, podrán beneficiarse de la medida siempre que su actividad esté incluida en los siguientes códigos de la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE-2009):

119 (Otros cultivos no perennes).
129 (Otros cultivos perennes).
1812 (Otras actividades de impresión y artes gráficas).
2512 (Fabricación de carpintería metálica).
4322 (Fontanería, instalaciones de sistemas de calefacción y aire acondicionado).
4332 (Instalación de carpintería).
4711 (Comercio al por menor en establecimientos no especializados, con predominio en productos alimenticios, bebidas y tabaco).
4719 (Otro comercio al por menor en establecimientos no especializados).
4724 (Comercio al por menor de pan y productos de panadería, confitería y pastelería en establecimientos especializados).
7311 (Agencias de publicidad).
8623 (Actividades odontológicas).
9602 (Peluquería y otros tratamientos de belleza).

 

¿Qué medida puede solicitar si su actividad no es una de la anteriores?

Además de la moratoria en el pago de cotizaciones, el Real Decreto-ley 11/2020, en su artículo 35, preveía la posibilidad de un aplazamiento de deuda para empresas y autónomos. Por ende, la única medida a la que podrá acogerse si no ha visto suspendida su actividad por la declaración de estado de alarma y, además, ésta no se incluye en la Orden Ministerial publicada hoy en el BOE, será el aplazamiento de deuda en las siguientes condiciones:

1º La empresa o autónomo no podrá tener un aplazamiento en vigor.

2º Será de aplicación un interés del 0,5 %.

3º El aplazamiento se concederá mediante una única resolución, con independencia de los meses que comprenda, se amortizará mediante pagos mensuales y determinará un plazo de amortización de 4 meses por cada mensualidad solicitada a partir del mes siguiente al que aquella se haya dictado, sin que exceda en total de 12 mensualidades.

4º Podrán solicitar el aplazamiento en el pago de sus deudas con la Seguridad Social cuyo plazo reglamentario de ingreso tenga lugar entre los meses de abril y junio de 2020.

5º La solicitud de aplazamiento deberá solicitarse antes del transcurso de los diez primeros días naturales del plazo reglamentario de ingreso:

-Empresas

  • Del 1 al 10 de mayo: aplazamiento de cotizaciones mes de abril.
  • Del 1 al 10 de junio: aplazamiento de cotizaciones mes de mayo.

-Autónomos

  • Del 1 al 10 de mayo: aplazamiento cuota mayo.
  • Del 1 al 10 de junio: aplazamiento cuota junio.